CESAR VALLEJO



























César Vallejo *


Apaixonei-me por Vallejo após ler dois livros de Amálio Pinheiro, ambos editados pela Arte Pau-Brasil, editora de São Paulo: Cesar Vallejo: o abalo corpográfico (publicado em 1986), um excelente estudo crítico da obra do poeta peruano que traça um paralelo com a produção de Oswald de Andrade. O estudo, contudo, não se limita a esse foco, pois coloca a poesia de Vallejo em diálogo com aspectos fundamentais da modernidade, como o verso direto de Maiakóvski e as montagens de Eisenstein; as interrogações estelares de Mallarmé; a presença de Picasso (autor do desenho abaixo) e a precisão cubista de Juan Gris; o poético e as tarefas da Guerra Civil Espanhola; a relação com os novos experimentos musicais; os saltos críticos de Benjamin, na confluência com Baudelaire; um itinerário profano no espaço latino-americano; os subterrâneos coloniais, as cidades e os textos, a grafia do perdido, Huidobro, Octavio Paz. O outro livro foi Cesar Vallejo - A Dedo, publicado em 1988.
Para mim, no mínimo, Vallejo foi um dos maiores poetas do século passado, por isso em vez de morrer em Paris, como consta da história oficial, refugiou-se neste blog.

* - Texto extraído do blog Poemargens.


Los Heraldos negros (1918)

Hay golpes en la vida, tan fuertes... Yo no sé!
Golpes como del odio de Dios; como si ante ellos,
la resaca de todo lo sufrido
se empozara en el alma... Yo no sé!

Son pocos; pero son... Abren zanjas oscuras
en el rostro más fiero y en el lomo más fuerte.
Serán talvez los potros de bárbaros atilas;
o los heraldos negros que nos manda la Muerte.

Son las caídas hondas de los Cristos del alma,
de alguna fe adorable que el Destino blasfema.
Esos golpes sangrientos son las crepitaciones
de algún pan que en la puerta del horno se nos quema.

Y el hombre... Pobre... pobre! Vuelve los ojos, como
cuando por sobre el hombro nos llama una palmada;
vuelve los ojos locos, y todo lo vivido
se empoza, como un charco de culpa, en la mirada.

Hay golpes en la vida, tan fuertes... Yo no sé!



















Los Dados eternos

Dios mío, estoy llorando el ser que vivo;
me pesa haber tomádote tu pan;
pero este pobre barro pensativo
no es costra fermentada en tu costado:
¡tú no tienes Marías que se van!

Dios mío, si tú hubieras sido hombre,
hoy supieras ser Dios;
pero tú, que estuviste siempre bien,
no sientes nada de tu creación.
¡Y el hombre sí te sufre: el Dios es él!

Hoy que en mis ojos brujos hay candelas,
como en un condenado,
Dios mío, prenderás todas tus velas,
y jugaremos con el viejo dado.
Tal vez ¡oh jugador! al dar la suerte
del universo todo,
surgirán las ojeras de la Muerte,
como dos ases fúnebres de lodo.

Dios míos, y esta noche sorda, obscura,
ya no podrás jugar, porque la Tierra
es un dado roído y ya redondo
a fuerza de rodar a la aventura,
que no puede parar sino en un hueco,
en el hueco de inmensa sepultura.






Trilce (1922)

II


Tiempo Tiempo.
Mediodía estancado entre relentes.
Bomba aburrida del cuartel achica
tiempo tiempo tiempo tiempo.

Era Era.
Gallos cancionan escarbando en vano.
Boca del claro día que conjuga
era era era era.

Mañana Mañana
El reposo caliente aun de ser.
Piensa el presente guárdame para
mañana mañana mañana mañana.

Nombre Nombre.
¿Qué se llama cuanto heriza nos?
Se llama Lomismo que pade
nombre nombre nombre nombrE.


Tradução de Haroldo de Campos

Tempo Tempo.
Meio-dia estancando entre friúmes.
Bomba aborrecida do quartel exágua
tempo tempo tempo tempo.

Era era.
Galos cancionam escarvando em vão.
Boca do dia claro que conjuga
era era era era.

Amanhã amanhã
O repouso ainda quente de ser.
Pensa o presente guarda-me para
amanhã amanhã amanhã amanhã.

Nome nome.
Como se chama quanto heriça-
nos?
Se chama Mesmesmo e padece
nome nome nome nom E.


Vallejo por Picasso



























Trilce (1923)*

Hay un lugar que yo me sé
en este mundo, nada menos,
adonde nunca llegaremos.

Donde, aún sin nuestro pie
llegase a dar por un instante
será, en verdad, como no estarse.

Es ese un sitio que se ve
a cada rato en esta vida,
andando, andando de uno en fila.

Más acá de mí mismo y de
mi par de yemas, lo he entrevisto
siempre lejos de los destinos.

Ya podéis iros a pie
o a puro sentimiento en pelo,
que a él no arriban ni los sellos.

El horizonte color té
se muere por colonizarle
para su gran Cualquieraparte.

Mas el lugar que yo me sé,
en este mundo, nada menos,
hombreado va con los reversos.

― Cerrad aquella puerta que
está entreabierta en las entrañas
de ese espejo. ― ¿Esta? ― No; su hermana.

― No se puede cerrar. No se
puede llegar nunca a aquel sitio
― do van en rama los pestillos.

Tal es el lugar que yo me sé.

* - Esse poema não foi publicado no livro homônimo.





Poema-homenagem a César Vallejo

Haroldo de Campos


O que é de César

uma lufada de soles
peruanos desarraiga
os biófagos
grafemas

neves
defenestradas incendeiam
de frio
papel e
tinta

!cai
do amplo céu
topázion-flor!

mobilizo o
nome grego de
sousândrade - nume
de letras sagitadas até a un-
décima: shakespeare ―
to praise
caesar!

e aparo no
peito aberto desta
página
vallejo ― um
tiro à queima-roupa.

Postagens mais visitadas