Leonor Silvestri



























Leonor Silvestri por Florencia Arriola: “Supo ser especialista en filología antigua y, aunque ha vivido muchas muertes en su existencia, hoy se dedica a dar clases en su casa como una sofista en la antigüedad. Poco humana y radical, deconstructora del amor romántico y destructora de la heteronorma, Leonor Silvestri hace poesía, escribe, practica deportes de combate y baila dancehall y reggaeton. Así es como se empodera y se reinventa, mientras busca nuevas formas de afectación más potentes que dejen a un lado el heterocapitalismo.”

Abaixo, três poemas da poeta argentina Leonor Silvestri, pouco conhecida por aqui.




Margaret Hassan

I

Una mujer se pone un velo
Un velo en el rostro
Impudicia del pie desnudo de la modelo
De la planchita y del rouge lancom
Una mujer se pone un velo

Una mujer elige y habla otra lengua
Elige y piensa otra lengua
Elige y usa otro apellido
Elige el apellido del varón que más le gusta
Inmundicia de mi nombre occidental
Que violó todos mis sueños de mujer

Una mujer se pone un velo
Que dice no
Que aprendió a decir no
Lo estabas pidiendo
A gritos
Deberías aprender
A decir NO
Sobrevivir a eso
Una mujer se puso un velo

II

Explicarte lo que siento ante la evidencia incuestionable
La respuesta es simple.
La respuesta es fácil.
Sonreía, lisonjeaba, suplicaba ante las cámaras.

¿Tenemos derecho a decir que ya te has muerto?
Se nos olvida cuántas antes han estado en tu lugar
Ese lugar, del que no se sale

Este es mi cuerpo,
Estos, mis orificios
Con los que te levanto
Con los que me acuesto


Margaret, llora
Margaret, se desmaya
Un vaso de agua, a la cara
Para que vuelvas, a mí
Margaret, implora
A una mujer le sacaron su velo


III
Soy una muñeca vestida de musulmana
Soy una parte de mí
Una mujer
¿Por el resto de mi vida?
Que no se olvide
Soy una boca de arroz y leche
Una mueca horrible
Un pastel y un caballito
Soy preciosa
Una marioneta
Vestida de azul


A falta de lengua
Me dieron manos
De yegua
Para escribirte mejor

IV
Esta es mi lengua
Es mi propiedad, mi dirección
Es mi mundo, privado

Yo soy mía, mi dueña, de esta, mi lengua, que me han cortado, para que no hable, para que no vuelva a crecer, como la cola de una lagartija.

Nos construyo, lengua mía, sin andamios, sin red y sin paracaídas.


Pentesilea

Demasiado buena para ser mujer
Demasiado hábil
Demasiado diestra
Ay, Demasiado Demasiado.

Ese arco
Esa flecha
que se clava
que se clava bien adentro
Mío
en  el momento de tu morte,
Pentesilea.

Debo matarte para que no te mueras.
Debo matarte para poder hacerte mía.
¿Acaso querrías de otra forma compartir conmigo tu cuerpo de guerrera                   virginal?
Lo lamento, Pentesilea:
La épica no escribe de mujeres que amam a mujeres.

Te veo caer
Como una pluma
liviana tu gracia de golondrina
Herida
Moribunda
Agonizante.

Aun asi te resistirás
como el león Penélope sitiado por los pretendientes.
Tendré que tomarte por la fuerza
como se toma todo en la guerra
como se toma a las mujeres.

¿No lo sabés acaso, Pentesilea?:
Serás mia
aunque deba matarte.


Lili, la dentista
Interacción morfológica.
Factores oclusales.
Funciones relativas.
El desarrollo parece sepultarse en el hueso.
Asociación inferior copulativa.
Formando una cripta esférica comunicante.
Mordida abierta anterior al esqueleto.
Una larga ventana da fácil acceso.
El lado medial del plano.
Posiciones cuspidales e intercuspidales retraídas.
Se deslizan más.
Cruzadas linguales.
Cinco o más dientes perdidos posteriores
Cinco figuras unilaterales.
Cambios óseos de ligamentos dentro de la articulación.
Temporormandibular.
La corriente literatura indica que:
durante la adolescencia
generalmente
no se incre mente no se decae
las chances de desarrollo.
Particular mecanismo.
Extracción de protocolos.
Gnathologicamente
especifica no resulta en signos o síntomas.
Los signos y los síntomas ocurren en individuos sanos.
Particularmente
durante la adolescencia.
Los Desordenes, fenómenos que ocurren naturalmente.

Postagens mais visitadas